Decapado por inmersión

 

Cuando las piezas antiguas son transportables y necesitan una profunda restauración, el método más eficaz y repetuoso es el decapado por inmersión.

Este sistema consiste en sumergir la pieza en cuestión en una bañera de grandes dimensiones ayudado por unas grúas para que el producto decapante vaya atacando la pintura y suciedad que se tenga que quitar.

Una vez que se ha acabado el trabajo de decapado, se lija, si procede, la pieza para darle un acabado homogéneo y sin ocasionar daños a los objetos decapados.

Este procedimiento es válido tanto para piezas de madera como puertas, ventanas, balconeras, etc., como para objetos metálicos como radiadores, rejas, lámparas y todo tipo de materiales pintados.

 

 

 

 

 

puerta sin decapar
puerta decapada

Tratamientos Garbi, S.L. - Tel. 93.421.81.03